El gigantesco plan de México para convertir sus desechos en energía

El gigantesco plan de México para convertir sus desechos en energía

La planta de termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor, y con el vapor producido, generar energía eléctrica. Se prevé que rebasará en un 30 % la capacidad de la que está en Los Ángeles, Estados Unidos, y permitirá abarcar la gestión de hasta 13.000 toneladas de basura diaria.

El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, presentó este lunes un gigantesco proyecto para producir energía usando basura mediante una planta de termovalorización, que supone “un antes y un después” en materia de gestión de residuos sólidos en el país.

La planta, contó Mancera en rueda de prensa, rebasará en un 30 % la capacidad de la que está en Los Ángeles, Estados Unidos, y permitirá abarcar la gestión de hasta 13.000 toneladas de basura diaria.

Las plantas de gestión de residuos en Ciudad de México “operan con la última tecnología que se tiene para este tipo de tratamientos”, aseguró el alcalde, quien calificó esta como especial ya que “es la que tiene la tecnología más avanzada”.

“Es el cambio más importante de toda la administración en materia de gestión de residuos sólidos. Es un antes y un después”, anunció Mancera.

La planta transformará la actual gestión de basura de la ciudad a una “gestión moderna” y responsable que “debiera ser el ejemplo nacional”, añadió.

La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción.

Según la empresa Veolia, que gestiona 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética.

Sin embargo, en enero pasado la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”.

La presentación del proyecto contrasta con la firma del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes en 2004.

Según este convenio, los países firmantes se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos.

“Esta planta será ejemplo mundial y nos va a llenar de orgullo a todos los capitalinos, a todos los que habitamos esta ciudad porque este es un modelo sustentable en todas y cada una de las aristas que se le observen”, sostuvo el alcalde.

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano Alamán, instó a los estados y municipios a seguir el ejemplo del Gobierno de la capital del país.

“México genera en promedio unas 117.000 toneladas de basura al día, lo que representa, aproximadamente un kilo de basura por habitante. De ella, el 70 % se va a ríos, bosques y barrancas”, afirmó el secretario.

La planta de termovalorización producirá electricidad para las doce estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las 13.000 toneladas diarias que genera la urbe.

fuente

 

Sandra Betancourt

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *